Recuerdos de mi adolescencia

Publicado: noviembre 11, 2011 en varios

No fue fácil encontrar un sitio apartado… En Palenzuela las bodegas cobran un valor y un significado importante, distinto a las de grandes producción que existen en otras zonas. Éstas son lugar de encuentro para compartir todo eso que la vida nos va dejando… pero cuando tienes trece años, son la única diversión, esa, y el río, pero a éste no nos dejaban ir por su peligro.

Fue difícil, pero lo conseguimos. Encontrar una bodega, fuera del pueblo y derruida donde ir con las chicas… Allí había más tropezones y torceduras de tobillo que otra cosa, tan a oscuras queríamos estar… Eso sí, la música no podía faltar.

Hoy día sigue existiendo. Jamás se lo dijimos a nadie para preservar aquella intimidad, como si quisiéramos que nadie la rompiera por el resto de los días. Como si pensásemos que dentro de cinco mil años alguien lo descubriría tipo ruina arqueológica y haría un estudio exhaustivo de aquella época, aquellos años  que nos marcaron de una forma muy especial, donde éramos amigos y cómplices, y espeleólogos de sentimientos.

Hoy día sigue existiendo, y allí, los nombres, nuestros nombres, y corazones, y flechas sobre la pared caliza.

Hoy día sigue existiendo la música, el aprendizaje… y los recuerdos.

Anuncios
comentarios
  1. miguel angel maestro dice:

    Qué guapos recuerdos……… , has conseguido que me acordara de cosas que estaban olvidadas. Pero para nada, estaban ahi, solo hay que hacer que afloren, y tu siempre lo haces.

    Gracias por ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s