Archivos para enero, 2013

12 Páramo

 

No deberían juzgarnos por lo que hemos logrado, si no por lo que hemos aprendido, por el esfuerzo realizado. ¿Somos siempre capaces de aprovechar todas las experiencias? ¿Invertimos el tiempo en pensar y asimilar lo aprendido?

Cuando la semana pasada supe que las semanas cañeras habían terminado, casi doy un salto de alegría, pero prefería conservar las fuerzas (pocas ya) de mis piernas, para mejores acontecimientos. Así que el lunes empezó con día cañero, casi 20km de rompepiernas con desniveles considerables. Martes relajado. Miércoles, series en subida al 5% de desnivel, casi dos horas. Jueves descanso y viernes… viernes series cortas en subida, concretamente ocho. Me planifiqué hacerlas de menos a más, y así lo hice hasta que en la última, a mitad de la serie, un pinchazo en la parte superior del isquitibial derecho, me hizo cortar la serie en seco. terminé el entrenamiento como pude, eso sí, con una seria preocupación. Sabía que rotura no había sido porque de ser así, no hubiera podido terminar el entrenamiento del viernes, y mucho menos, y viendo que el dolor el sábado al menos no había ido a  más, hacer los 17km de sube y baja de montaña. Me dejaba correr, pero en las subidas realmente era doloroso. El domingo, día de descanso, el dolor bajó, aún así, seguía estando.

Anuncios

Frío

Publicado: enero 23, 2013 en Uncategorized

11 Barrio

 

El neurólogo y psiquiatra Viktor Frankl decía que la vida hace una pregunta a cada ser humano, y éste sólo puede contestar a la vida con su propia vida. Después de una semana regenerativa como la que acabo de terminar, a uno no sólo le da tiempo a recuperar las ya muy cansadas piernas, si no a pensar muchas cosas. Quería decir Viktor que la única forma de plenitud es entregarse al 100% con quien realmente lo merece en la vida? O tal vez que la experiencia es la única manera de poder solventar dignamente las cuestiones que en este caminar van surgiendo? O que la vida con sus preguntas te abre los ojos?
Así que le pregunté a Joserra que cuántas semanas cañeras me quedaban, viendo ya el agotamiento que voy teniendo, y temiendo tres semanas más de palizones. Su respuesta me alivió, ya no te quedan semanas cañeras, ya hemos llegado al techo de carga, ahora ya sólo te quedan días cañeros, así que la semana que viene alternaremos días realmente duros, con otros de auténtico relax… Todo sea por el desierto.

Apuesta solo lo que no necesites

Publicado: enero 10, 2013 en Uncategorized

9 Horizonte

 

Aunque siempre se arriesga, es conveniente centrarse en esa máxima. Si te juegas lo que necesitas, puede ser que termines en precario, en una indigencia moral y física. Hablo de deporte, pero vale para todo en la vida. Noveno Microciclo. Algo más de 90km. Una semana complicada por todos los acontecimientos festivaleros que se encontraban en estas fechas… fin de año, año nuevo, reyes… Son días difíciles pues todo gira en torno a la fiesta y la gastronomía y  yo no quería renunciar a nada, o al menos renunciar a lo menos posible. Y lo conseguí. Es cierto que el día 1 de Enero tenía un entrenamiento voluntario que no hice, pero los obligatorios los realicé y no sólo me encontré bien, si no que además me salieron bastante bien: Series en ascenso de 6’ al 4%,  un progresivo de 26km y un ritmo continuo de 20km fue de lo más destacado, terminé con las piernas bastante tocadas, pero entra dentro de la normalidad. Una semana más de carga y después, la regenerativa… ¡la necesito ya!!! Y lo mejor, me mantuve en el peso. Tal vez pude coger ritmos más fuertes dentro de los máximos estipulados por Joserra, pero preferí permanecer dentro de la horquilla regulando lo más posible. Es tiempo de carga, pero también de cabeza. Es tiempo de apostar lo que no se necesita.

Spinifex y flores

Publicado: enero 3, 2013 en 4 Desiertos, ATACAMA, entrenamientos

8 lista

 

El octavo microciclo coincidió con el fin de año, y al igual que todo él, fue eso, de Spinefex y Flores, con dolor, tristeza, alegría, amor, sueños, llantos, risas…
Hubo dos entrenamientos complicados, un progresivo y unritmo continuo, ambos con un volumen de kilómetros importante. No me salieron bien, aunque sigo manteniendo el tipo con ellos.
La diferencia entre frustración e impotencia, es que mientras en la primera existe al menos una posibilidad de solución, en la segunda no existe ninguna… y aquí, hasta el momento, siguen existiendo soluciones a todo.
Ya estamos organizando el viaje. Esos sitios perdidos son complicados de organizar, sobretodo el transporte, pero todo, una vez más