Hago la cuenta de memoria

Publicado: noviembre 13, 2014 en behobia-san sebastian, carreras

behobia-san-sebasti-n-2014-245114-6753-564-node

Uno siempre puede elegir. Abrir el armario por la mañana y decidir qué ropa ponerse, qué zapatos usar. Caminar, y pensar qué camino le gustaría tomar, qué trazado seguir. Incluso puede elegir qué personas quiere que le acompañen o no, cuales decidir quienes no son las mejores y quienes sí. Puede elegir qué sueños dejar o coger, incluso retomar. Siempre se puede elegir, aún sabiendo que existe el riesgo de volver a caer en los mismos errores, o en la satisfacción de volver a tener los mismos aciertos. Si miráis la fecha del último post, veréis que hace justo un año que no actualizo nada, exáctamente el tiempo que he tardado en volver a ponerme un dorsal. Un año de recuperación y adaptación en el que aún sigo inmerso, pero con vistas hacia esa luz que todo lo guia. Tras la lesión de la tibia llegó el tiempo de una recuperación lenta y tranquila, y después… después llegó lo peor, volver a ponerse las zapas y encontrar un ritmo, un tic-tac que me recordara de qué iba todo esto. Fueron días de adaptación psíquica y física, donde las molestias, esas que alguna vez tuve y que ya ni recordaba, volvían a aparecer. La última en marchar fue ese dolor en la rótula derecha que se quedó impregnada tras la Transalpine… y ya hacía años. Sabía que lo importante era tener una meta, y en mis circunstancias, esa meta no debía ser muy grande, a quilómetros me refiero. Así que me planteé hacer la Behobia-San Sebastian de este año, y el pasado domingo, con apenas cinco semanas de preparación y unos 125k totales de entrenamiento, volví a ponerme en una linea de salida… pero no en cualquier linea de salida, para quien haya corrido la BSS sabrá a lo que me estoy refiriendo, y una vez más, no me defraudó, esa gente, esas calles, esos gritos, esos ánimos y aplausos… Gracias por todo, sois la hostia. En cuanto a  mi carrera… pues a pesar de estar lejos de mi mejor tiempo (1h28′ cuando mi mejor tiempo aquí fue 1h19′), las sensaciones fueron de lo mejor. No pensé que no sólo pudiera mantener un ritmo próximo a los 4’30” el km, si no poder ir mejorándolo a medida que los quilómetros, la dureza y el cansancio iban aumentando… Quizá, ahora, pueda plantearme seriamente y desapacio algún nuevo reto, porque al fin y al cabo, uno siempre puede elegir, y eligo quedarme con lo mejor y con lo que me haga feliz, y esas estoy… siéndolo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s